jueves, 29 de noviembre de 2012

Sherklock moderno

Comprarse un coche de segunda mano es un infierno, nunca sabes qué puede funcionar y en qué estado está el coche que te vas a comprar. Sherklock Auto soluciona este problema, puedes llamar por teléfono y vendrán a donde tengas el coche para comprobarlo y hacer un diagnóstico completo.

Curioso negocio, ¿y si dieran un certificado al que vender el coche en vez de atender a quién lo compra?