miércoles, 21 de noviembre de 2012

Mi balance sobre el primer año de Rajoy

Ya se ha cumplido un año desde que Rajoy fue elegido (aunque el Gobierno tardó un mes más) así que quiero hacer un pequeño balance desde mi punto de vista sobre cómo ha ido el Gobierno durante este tiempo:

  • Recesión y crisis, es un hecho que estamos sufriendo una recaída en la crisis, pero... ¿si un tren descarrila al llegar a una estación es porque va muy rápido o porque se ha frenado tarde? Una economía es un monstruo y el efecto que puede tener un Gobierno sobre ella no se puede evaluar hasta pasado bastante tiempo y un año me parece poco. En este caso creo que el problema es que la crisis ya venía imparable desde el Gobierno anterior. Si miramos el índice FEDEA podemos ver que en 2012 se ha parado el incremento de la tasa en que destruímos PIB.
  • Medidas tomadas y promesas electorales. Rajoy durante las elecciones fue suficientemente ambiguo para dejar cabida a casi cualquier cosa, con lo cual técnicamente no ha inclupido nada, pero creo que es un problema general de nuestro sistema político, realmente los políticos no se comprometen a nada y simplemente critican al Gobierno anterior. Rubalcaba, por ejemplo, no ofreció ningún plan y criticó lo que creía que Rajoy haría (curiosamente lo sabía bien ya que estuvo en el Gobierno anterior). Así que, como si no eres parte de la solución eres parte del problema, suspenso por no cumplir lo que se sabía que la gente había entendido al hablar y ser parte del mal endémico de la política española.
  • Comunidades Autónomas, el sistema de las Autonomías se ha convertido en un cachondeo. Y por fin ha habido un Gobierno que al menos está afrontando el problema que se ha generado en Gobiernos anteriores. Mi apoyo en poner firme esta situación.
  • Rescate, por orgullo nacional o bien por intereses electorales (creo que esto último) no se ha solicitado el rescate. España necesita inversión, en este caso extranjera, y no podemos seguir en la situación en la que el ahorra va hacia el Estado en vez de las empresas para generar empleo. Necesitamos el rescate para evitar que el Estado chupe esa financiación del mercado. Retrasar lo inevitable no tiene sentido.
  • Corrupción y fraude, la gran decepción. No da la sensación que se haya eliminado realmente el fraude fiscal y la corrupción, la medida de los 2500 euros, que en un principio parece prometedora, llega a finales de mandato. No es un tema que se haya tratado a tiempo y se le haya dado la prioridad que esperaba.
  • Medidas, aparte de si fueron parte o no del programa electoral, la manera de implementarse es lamentable. Las medidas duras se tienen que implementar lo más rápido posible. Muchas de ellas son interesantes (apoyo la reforma laboral), pero nos vienen en píldoras. Más decisión, que no se cambie de un día a otro el plan.