domingo, 3 de marzo de 2013

Cuando África era una potencia mundial...

De hecho fue la primera de todas las potencias mundiales y la que más duró, ya que hay varias evidencias que apuntan a que los seres humanos modernos se originaron en África. Lo más curioso es que no sólo los fósiles apoyan esta teoría sino que además (y esto es lo que me ha parecido sumamente interesante) hay evidencias genéticas y lingüísticas.

Por un lado, es conocida la eva mitocondrial como el ancestro común de todo el código genético de las mitocondrias (que siempre se transfiere por parte de madre) y el Adan cromosomal Y que sería el ancestro común de los cromosomas Y (que se transfieren por via paterna siempre) se habrían originado en dos poblaciones situadas en África.

De hecho, la variedad genética en los africanos es mucho mayor que en el resto de los humanos, es más, a medida que nos alejamos, migratoriamente, de África la variedad genética es mucho menor. Esto concuerda con el efecto fundador, donde al serpararse una población pequeña de una mayor (los antiguos hombres al dejar África) se llevan consigo una selección de genes, pero no toda la variedad posible (que estaría en el grupo como un todo) y al aislarse del grupo más grande se reduce la variabilidad genética.

Para rematar, hace dos años un estudio describió como a medida que nos alejamos de África las lenguas disminuyen el número de fonemas diferentes que poseen, por un efecto parecido al efecto fundador genético. Desde las lenguas Khoisan localizadas en África con cerca de 150 fonemas hasta el hawaiano que tiene tan solo 6 sonidos consonantes.