domingo, 16 de septiembre de 2012

Los problemas de Ryanair

Reciéntemente se ha oído en la prensa que Ryanair ha tenido una serie de problemas técnicos: aterrizajes por falta de combustible, fallo de motor y dos despresurizaciones de cabina en el último mes. Es preocupante que tanto esté ocurriendo en un periodo de tiempo tan corto, pero creo que no se está actuando del todo con sensatez.

Siempre he criticado la actitud "prepotente" de Ryanair, pero esta vez me parece exagerada la campaña que se está llevando contra la aerolínea. Sí, Ryanair es una aerolínea "cutre", que te lleva en las peores condiciones posibles con la intención de que el vuelo sea los más baratos posible, pero eso no significa que escatime en seguridad. No tenemos ningún problema de ir a Lidl, que tiene también una estrategia low cost (no hay más que ver que dejan los productos directamente embalados en los pasillos), pero no dudamos de que no venden productos caducados. Volamos de esa manera en Ryanair, porque lo hemos elegido.



Ryanair ha reducido al mínimo todos los costes, pero si estuviera reduciendo en asuntos de seguridad ya se le habría cancelado la licencia (por mucho que sea irlandesa, la Comisión Europea hubiese tomado cartas en el asunto). Se habla mucho del combustible, pero lo que hacen es cumplir la ley, todo vuelo debe cargar combustible para ir a su destino, volar al aeropuerto alternativo y además estar un tiempo en circuito de espera. Lo que ocurre es que algunas compañías ponen más combustible por encima de este mínimo requerido. Pues bien, o realmente los mínimos legales son muy pequeños (y Ryanair debería adecuarse a las prácticas de otras compañías) o bien no hay ningún problema con Ryanair y se debería para la publicidad sobre la compañía. Eso sí, Ryanair en este asunto cumple la normativa.

Es muy curioso que, la aerolínea con más pasajeros de España que es extranjera, tenga justamente este problema después de la época de vacaciones (donde las provincias españolas generan gran parte de sus ingresos y sería peligroso perder turistas) y además en el mismo año que ha surgido Iberia Express.

Mi recomendación: tenemos un organismo profesional que vela por nuestra seguridad aérea y debemos dejarles actuar. Por otro lado, cierto es que es sospechoso que haya habido tantos incidentes seguidos (despresurizaciones, fallo de motor...) y se estarán investigando, pero sé que no dejarían entrar un solo avión de una compañía no fiable. Yo seguiría volando incómodo en Ryanair, pero barato.