miércoles, 16 de enero de 2013

Problema del 787

Varios aviones 787 están en tierra sin poder volar, la razón: problemas con unas baterias de Litio-ión. ¿Es esto preocupante? Bueno, para Boeing sí, bastante, el modelo está en entredicho y las compañías aéreas empezarán a presionar sobre el modelo.

¿Y los pasajeros? ¿Qué?




 Todo lo contrario. En primer lugar, fijaos en la reacción de las aerolíneas y las autoridades de certificación. Lo primero, es poner todos los aviones en tierra y eliminar cualquier mínimo riesgo. Así se reacciona en la industria.



Por otro lado, el número de ensayos que se hacen a un modelo de avión (como el 787) antes de dejarlo volar con pasajeros es enorme, se le pone a prueba en casi cualquier condición, en algunas que nunca han ocurrido en la realidad.

Finalmente, si un coche se queda sin la batería o algún sistema, deja de funcionar por completo. Un avión está pensado para que falle un sistema y aún así, pueda seguir su vuelo sin problemas. Sólo recordar que la industria del automóvil sigue dejando circular a millones de coches con problemas en los frenos y desde la primera hora, la aviación pone todo en tierra. Y nadie se cuestiona lo que pasa mientras con esos automóviles.